La temida oruga procesionaria

Estos insectos no sólo son peligrosos para nuestras mascotas, que van oliendo todo a su paso, sino también para los niños. Ellos son más vulnerables y puede producir urticarias y reacciones alérgicas.   

Para nuestros amigos peludos puede ser mortal si las ingieren, principalmente perros y gatos, debido a los finos pelos, que las orugas tienen, donde se encuentra una sustancia venenosa que éstas generan en situación de peligro. Si el animal llega a ingerir esta oruga podría provocarle la muerte debido a la toxina que contiene.

Los veterinarios nos advierten de la peligrosidad de estos insectos y nos dan algunas recomendaciones en el caso de que se produzca contacto con ellas.

  • ¿Como sabemos si nuestra mascota ha estado en contacto con la oruga?

Si nuestro peludo tiene picores y se rasca en alguna zona en concreto, si tiene dificultad en respirar, se siente nervioso o agitado puede ser señal de que se haya rozado con alguna, ya que produce urticaria.

Si babea o se rasca por la zona de la boca lo más probable es que se hayan comido una. Tenemos que prestar mucha atención porque en el peor de los casos, se les puede hasta caer la lengua a cachos.

  • ¿Qué podemos hacer?

Por supuesto acudir a nuestro veterinario para que actúe lo más rápido posible.

Si tenemos el veterinario algo lejos de nuestra casa, podemos minimizar la sustancia tóxica lavando la zona afectada con agua tibia. Siempre con agua tibia, ya que el calor disminuye la actividad de la toxina.

NUNCA FROTAR la zona afectada porque romperíamos los pelos y liberaría más toxina. Es recomendable usar suero fisiológico en lugar de agua. En cualquier caso, siempre actuando lo más rápido posible.

Si la zona afectada es la boca, lavaremos hacia fuera para que el perro no trague la toxina.

La mejor forma de mantener a tu mascota alejada de la procesionaria es evitar pasearlo por las zonas donde veamos pinos y abetos (aunque ya están por cualquier zona). También puede pedir a tu ayuntamiento (la mayoría suelen hacerlo) que desinfecten  esas zonas con herbicidas  especiales para estos insectos.

Existen otros tipos de orugas, como las del tejido de césped que normalmente infectan los céspedes de las residencias. No son venenosas “aparentemente” como las procesionarias pero si debemos de tenerlas en cuenta. 

  • Orugas
  • Procesionaria
  • Mascotas